Cine Ciutat, un proyecto cultural de innovación social y colaboración ciudadana

Desde Go Consulting hemos querido iniciar este 2018 con una entrevista colectiva a todos los miembros de la junta de Cine Ciutat.

Cine Ciutat es un cine sin ánimo de lucro, un movimiento ciudadano organizado como asociación cultural cuya misión consiste en ofrecer cine de calidad en versión original. Un proyecto singular que se ha convertido en una referencia internacional en el sector, y que recientemente ha implementado el modelo sociocrático para organizarse.

Los hemos escogido a ellos porque nos gusta su cine, pero también por las claves de gestión que hacen este proyecto posible:

  • El sentido del proyecto conecta con las motivaciones personales de toda la red de profesionales, voluntarios, clientes, etc. que participa en Cine Ciutat.
  • Integra una mirada innovadora del Cine, abierta a nuevas posibilidades de uso del espacio, de colaboraciones con partners, etc.
  • Empodera a todas las personas involucradas en el proyecto para que desarrollen sus talentos al servicio de este cine, y tengan capacidad de decisión real.

En la entrevista profundizamos sobre su modelo de gestión sociocrático, así como el funcionamiento en equipo y la organización interna dentro de una estructura no jerarquizada.

Quizás estos testimonios os sirvan para pensar cómo un proyecto puede perdurar en el tiempo (en este caso más de 5 años) gracias a la implicación de su equipo, socios, voluntarios y otras personas comprometidas.

El equipo de Go Consulting entrevistó a Javier Pachón (Presidente), Pedro Barbadillo (Vocal) Marco Robledo (Vicepresidente), Ignacio Berjillos (Secretario), Miquel Rigo (voluntario), Marta Pérez (voluntaria) y Carmen Duque (vocal).

  • ¿Cómo se llega al éxito en 5 años?

– Pedro Barbadillo (Vocal): seguir después de 5 años es un caso de resistencia cultural, económica y ciudadana. El éxito es haber podido abrir algo que cerró,  algo que estaba condenado a morir y que siga funcionando como una alternativa de cultura. Es un caso de resistencia a la pasividad y a la falta de acción de las administraciones. El cine es un bien cultural a proteger porque hay muchos recursos de la gente que se han invertido para que siga funcionando.

– Ignacio Berjillos (Secretario): este proyecto no tenía futuro y el éxito es seguir vivos y existiendo. El secreto es el trabajo compartido y la participación de la gente.

  • En la actualidad vemos que algunos cines cierran, pero vosotros mantenéis una cartelera y un público ¿qué cambios habéis implementado para atraer espectadores y seguir en pie?

– Javier Pachón (Presidente): hay un factor importante que no podemos negar que es la herencia positiva recibida del Renoir y un público consolidado en este espacio. En este sentido, la participación del tejido con la sociedad nos ha abierto hacia otros públicos, y esta diversidad nos ha ayudado a continuar.

– Marta Pérez (Voluntaria): se trata de abrir la mente, nosotros no nos limitamos a abrir el cine, sino que proponemos abrirlo en otros horarios, por ejemplo, cine matinal, exposiciones, alquilamos la sala para eventos. Hacemos todo diferente.

  • Como entidad sin ánimo de lucro, ¿cómo se consigue el compromiso de los socios?

– Miquel Rigo (Voluntario): la gente concibe el cine como suyo y se quiere involucrar, las decisiones las toman sus socios y eso hace que el grado de involucración sea alto.

– Carmen: yo creo que lo que motiva a que los socios apoyen el proyecto es que se trata de un proyecto diferente en Mallorca, somos un referente. Muchos nos han dicho que les gusta lo que hacemos porque el objetivo final es la cultura, además porque tratamos diferentes opciones como cine para escolares, clases de yoga, cine matinal, eso es lo que les motiva para que apoyen el proyecto.

  • Nos interesa entender vuestro trabajo en equipo, ¿podéis explicarnos cómo se trabaja en la junta?

– Marco: el modelo de gestión es una dirección tridimensional que he desarrollado y que busca es encontrar el equilibrio entre la necesidad de rentabilidad de la organización y la eficiencia pero con esos valores del cine como es poner una programación no comercial, y a la vez también tener en cuenta los valores de participación de las personas en las decisiones y gestión, los valores éticos y morales como responsabilidad social, por eso es 3D. En cuanto a operativa tenemos un modelo sociocrático, nos organizamos en círculos estables de producción, comunicación, programación mientras que otros círculos aparecen y desaparecen según necesidades -como puede ser el de la celebración del quinto aniversario. Los círculos son autogestionados y no hay jefes. Desde la Junta Directiva no tomamos las decisiones, simplemente tratamos de facilitar que las cosas funcionen y por tanto cada persona es responsable de la calidad de su propio trabajo. Todo ello bajo una organización que combina personal contratado y voluntario.

  • ¿Qué le piden a los voluntarios?

– Marta: se pide un compromiso. Sabemos que dedicar tiempo a ser voluntario requiere de dejar de hacer otras cosas. Hay gente que tiene su vida, y dedicar a hacer un trabajo no remunerado es muy bonito para contar pero luego hay que dedicar ese tiempo. Si una persona llega a uno de nuestros círculos primero le preguntamos dónde querría colaborar para que pueda dar lo mejor de sí y estar a gusto.

– Marco: en el modelo organizativo lo que tratamos de hacer es ayudar a que la gente no se queme y pueda desarrollarse. Las personas  entran como voluntarios porque es un proyecto que les interesa o por curiosidad, nosotros lo que apoyamos es que estas personas se integren en nuestro proyecto con nuestro modelo de autogestión y participación.

– Javier: si bien nuestro modelo es participativo, con voluntariado, en muchas ocasiones hemos intentado impulsar un modelo más profesionalizado, con remuneración o descuentos para los voluntarios. Curiosamente a esta iniciativa se se votó que “no”, porque muchos prefieren este modelo “amateur” donde todo el mundo participe. A los voluntarios que llegan se les propone colaborar y no estar en una macro estructura, esto es lo que más les gusta porque pueden aportar, sentirse dentro del cine y poder hacer sus cosas al mismo tiempo. Para nosotros es un modelo donde no hay fisuras.

– Carmen: he tenido la experiencia de entrar con un modelo antiguo y estar con este nuevo. Desde mi propia experiencia, puedo decir que me llama la atención que es el futuro para las empresas. Aunque en realidad se necesita personal formado a nivel personal. Este modelo pide que seamos autónomos, responsables, que conozcamos nuestras fortalezas, debilidades a nivel profesional para aportar al proyecto. Este modelo me encanta, creo en él. Además aquí la gente siempre te da las gracias, sabe sonreír, se compromete, está esa parte humana, bella que nos ayuda a todos.

  • ¿Cómo se trabaja el liderazgo en vuestro modelo?  

– Marco: hay un círculo superior que es la junta directiva que es la que trata de dar la visión estratégica de la organización. Cada círculo está empoderado y tiene que dar y responder de su área, no les decimos como tienen que hacer su trabajo, ellos son responsables de sus decisiones.

– Javier: Incluso a pesar que la junta es estratégica, creamos espacios para que cualquier socio pueda aportar. Tenemos sesiones de Open Space para hablar del futuro de todos los asociados.Ahora hemos creado formularios con encuestas para la misión, visión, valores. En los espacios mensuales, cualquier socio puede participar incluso en una junta, opinar, proponer o “hablar de su libro”. Nuestra forma de trabajo es muy abierta, también respetamos a quienes nos han dicho que no saben trabajar así, sino que “necesitan jefes” que les digan lo que tienen que hacer.

  • ¿Cuáles son los proyectos de Cine Ciutat para 2018?

– Javier: Nos hemos cansado de “sobrevivir” ahora queremos “vivir”, vamos a trabajar para seguir creciendo y continuar con nuestro modelo participativo e integrando a todos los que les interese formar parte de nuestro proyecto.

Abrir chat